ULTIMOS TEMAS
Últimos temas
» Jugando con el destino [Priv. Liu Feilong]
Lun Oct 03, 2016 9:59 pm por Liu Feilong

» UNDERWORLD SYMPHONY +18 {Cambio de botón - élite}
Lun Sep 19, 2016 6:34 pm por Invitado

» Ultimam Voluntatem [Hermana]
Miér Ago 24, 2016 10:53 am por Invitado

» Μακριά και κοντά ... [Priv Ruka Belini]
Dom Ago 14, 2016 4:49 pm por Liu Feilong

» Shikaisen Paradise {Elite}
Mar Ago 09, 2016 3:51 am por Invitado

» Entre alborotos y cosas sin sentido || Priv. Aren
Jue Ago 04, 2016 12:26 am por Alexander D. Kähler

» Un poco de tranquilidad || Libre
Jue Ago 04, 2016 12:24 am por Alexander D. Kähler

» Capitulo 1: Neutral [Priv. Sarnaky]
Dom Jul 31, 2016 1:43 am por Sarkany

» Beyond the stars - CAMBIO DE BOTÓN - NORMAL
Lun Jul 25, 2016 5:34 pm por Invitado


The cat and the dog [Shizuo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

The cat and the dog [Shizuo]

Mensaje por Izaya Orihara el Miér Mar 16, 2016 4:17 pm



Trabajo, trabajo y trabajo, le gustaba su trabajo, le gustaba hacer todo lo que hacía, los problemas que llegaba a causar, y ¿por qué no? Hasta las veces que robaba vidas por la misma razón. Sin embargo, desde ya un par de días atrás, no había tenido ninguna respuesta de algún mensaje, los trabajos no llegaban, así que…podría decirse, que sería como su día libre, pues apenas rondaban por las doce del día, quizás un poco más tarde, con tranquilidad se levantó y sin mucho ánimo aparentemente, comenzó a escribir un poco a los clientes más recientes, de los que ya tenía los respectivos pedidos de información y que había confirmado habían ya depositado la cantidad que se había acordado, la información no era gratis, y como solía arriesgar a veces su cuello al buscar la información misma, tenía que ser una buena suma, dependiendo del ‘’nivel’’ de la misión por así llamarlo, ya terminado de acomodar y dejar los pendientes en arreglo, fue que se dispuso entonces a tomar un día verdaderamente libre. Un día donde no hubiera información de por medio, o donde su interés por obtener más y más no se viera comprometiendo el descanso que tenía que tomar según lo que dicta un día libre ¿correcto?...tendría que pensar, en qué tipo de lugar podría estar…¿qué clase de sitio podría ser un buen lugar para poder descansar y relajarse?....cerró sus ojos con tranquilidad,  pensando un poco sobre el asunto…Tendría que ir a un sitio donde pueda estar….quisiera comer algo dulce….Y cayo en cuenta, en el centro comercial había un bufete, no sólo podía tomar uno cuanta comida salada, picante y demás sabores pudiera ingerir, si no igual la barra de postres era verdaderamente eso, un bufete de postres, pasteles, flanes, gelatina, fresas y otros frutos en crema dulce, sin fin de cosas y tipo de pasteles así como incluso postres de otros países….Decidido, café y postres.Y sonriendo, con un gesto cual niño pequeño, tomó el dinero para poder pagarse no sólo el infantil capricho de comer dulces hasta reventar, si no igual por si tenía algún tipo de gusto extra que quisiera, poder costearlo, además, llevaba aparte igual una tarjeta por si las dudas, poder gastar sin tener que exponerse a un asalto, aunque…. En realidad si alguien intentase asaltarle a él, terminaría asaltado, si bien le iba, si no es que el híbrido decidía matarle por intentar hacerle daño y más, por dinero.

Contó con calma, antes de poder empujarse del suelo por la oficina anexa en si a su propio departamento, aún cuando podía costearse un departamento y una oficina separado uno del otro, no tenía mucho caso, al menos no para él, prefería más ‘’trabajar en casa’’ que otra cosa, y era eso el motivo principal de que decidiera instalar la oficina en casa, además claro, no le veía caso a pagar dos lugares, mucho menos, a pagar dos veces servicios como agua, luz, internet, ¿para qué si bien podría gastar sólo en uno e igual hacer su trabajo? Jamás citaba a nadie en la oficina, y no existían muchas personas que conocieran de su ubicación, pues ‘’Kanra’’ era un ser prácticamente virtual, que nadie le conocía el rostro como tal. Tranquilamente terminó tomando las llaves y celular, para poder integrarse luego del viaje desde el escritorio donde estaba la caja con las cuentas, dejando ésta cerrada con la chapa de combinación, y tranquilo, se levantó, tomando la prenda con peluche del respaldo del asiento para poder caminar y dirigirse hacia la puerta, observó la oficina en últimas, y simplemente sonriendo como si con eso se despidiera de la misma oficina, cerró.

Salió del lugar tranquilamente tras cerrar con llave, y tomó el elevador para bajar, pues era un edificio de 30 pisos, y jodidamente aún cuando su departamento y oficina fueran muy amplios al punto de abarcar el piso completamente, pues, era una vil joda bajar las escaleras a pie, y subirla ni decir…y no era del tipo que tomase su forma animal para poder volar hasta el piso y meterse por una ventana, no, no se arriesgaría a que alguien pudiera verlo y más, reconocerlo. La música del elevador típica, y finalmente, el ‘’tin’’ que anunció haber llegado a la planta baja, salió de allí y caminó con tranquilidad, saludando con su mano al portero anciano que cuidaba, y este correspondió el saludo, un anciano amable y el cual a veces, ocasionalmente, le daba algún dulce, si, el hombre le creía una especie de chico que luchaba por salir adelante, siquiera sabía que la casa del híbrido básicamente era  todo un piso, siendo cada piso capaz de albergar 20 departamentos si bien no grandes, si no pequeños, era bastante espacio para una persona.  Observó al cielo con tranquilidad, antes de poder comenzar a caminar, el centro comercial no quedaba lejos de donde estaba, bueno de vivir en una zona ‘’nice’’ con todo y que él no era del tipo de persona creída por tener dinero…era creído por inteligente, no por rico, alardear de ser rico es lo más estúpido que puede uno hacer, es una red para atraer a los asaltantes, y lo comprendía bien, además, sus ropas, la camisa negra informal, el pantalón oscuro, el calzado de gala, y la chamarra, todo en él parecía aludir a ser un simple asalariado común y corriente. Con tranquilidad observaba a la gente, sus manos en sus bolsillos del pantalón, tranquilo, sacó el celular para verificar la hora, y cuando giró los ojos carmesí lo vio, el sitio.  Con un par de brincos cual adolescente enamorado se adentró al lugar, y la mirada no se fijó en nada que no fueran bufete en los cuales pudiera ingresar, hasta que lo vio  ‘’Dolce morte’’ se llamaba el sitio, y estúpidamente la gente adoraba el nombre…. ’’Dulce muerte’’ ….sólo les falta el eslogan de ‘’donde los diabéticos mueren dulcemente’’ o algo por el estilo….Rió un poco, antes de poder entrar, y con calma, pidió la mesa, cerca de la barra de postres, por supuesto, y en una ventana cercana, que estaba abierta y daba vista al exterior y la gente que pasaba e iba de lado a lado. Con tranquilidad luego de pedir una bebida, café, negro pero endulzado, se integró y con calma como cualquier comensal del sitio, tomó un par de pasteles, tres leches y chocolate, y un flan de rompope, con tranquilidad, retomó el asiento y simplemente esperó la bebida, que una vez llegó, ya le dio la luz verde para poder comer, con tranquilidad, inició con el pastel de chocolate, posteriormente el flan, y acompañaba los alimentos con la bebida, ocasionalmente miraba al exterior del lugar, para complementar el momento con una buena vista.

Un día libre de trabajo, definitivamente.
Mensajes : 44
Edad : 24
Localización : No te importa~

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.